Menú
Menú

Por qué mejorar tus mecanismos de seguridad con plásticos ignífugos

¿De qué serviría disponer de un mecanismo de seguridad cuyas piezas sean incapaces de responder a la llamas? ¿Hasta qué punto estaríamos hablando de “seguridad”? Una de las características básicas que hacen a un dispositivo fiable y resistente es que el material con el que está fabricado sea el correcto y esté adaptado a las especificaciones, normativas o certificaciones de cada sector.  En el caso del sector seguridad, este punto no puede dejarse de lado, puesto que se trabaja con componentes expuestos a sufrir robos y otros daños. Los plásticos ignífugos son un ejemplo de ello. A continuación te contamos los más destacados.

En los reductores intervienen multitud de pequeños componentes, como pueden ser engranajes, arandelas, tornillos piñones o husillos; por ello, es de vital importancia que todos ellos estén fabricados con los materiales más resistentes para evitar un rápido deterioro, un sobrecalentamiento que afecte a sus prestaciones e, incluso, para garantizar la rápida  extinción de una llama -materiales retardantes de flama o ignífugos-.

¿Te gustaría mejorar tus mecanismos de seguridad con plásticos autoextinguibles? Estás a un paso de conocer las normas que afectan a la inflamabilidad de plásticos y sus rangos de autoextinguibilidad. ¡Vamos a ello!

 

El uso de plásticos ignífugos tiene una creciente importancia a nivel mundial, debido a la sustitución de muchas piezas metálicas por equivalentes plásticos. Cualquier plástico con certificación UL tiene asignado un rango de autoextinguibilidad. Por ejemplo, una aplicación donde es muy importante esta propiedad son los cajeros automáticos o dispensadores de billetes, de esta manera se previenen situaciones de vandalismo, ya que disponer de plásticos con propiedades autoextinguibles evita la propagación del fuego y dificulta el robo del dinero de su interior.

Underwriters Laboratories es una organización independiente que proporciona tests y pruebas de seguridad de productos y su certificación. Sus procedimientos UL94 de prueba y el sistema de calificación para determinar la inflamabilidad de termoplásticos y siliconas son el estándar generalmente aceptado en casi todo el mundo.

 

Diferentes tipos de certificaciones UL

 

Esta prueba mide el tiempo de quema de una muestra del polímero fijada verticalmente después de que se haya puesto en contacto con la llama de un quemador Bunsen durante 10 segundos. Las pruebas V0, V1 y V2 determinan el grado de auto-extinción de un polímero:

  • Según UL 94 (Quema Vertical) Clasificación V0: El fuego se extingue en 10 segundos sin goteo.
  • Según UL 94 (Quema Vertical) Clasificación V1: El fuego se extingue en 30 segundos sin goteo.
  • Según UL 94 (Quema Vertical) Clasificación V2: El fuego se extingue en 30 segundos con goteo.

Es importante usar un material certificado bajo el UL 94 grado V0 debido al elevado nivel de seguridad que ofrece, ya que posee las mejores propiedades de autoextinguibilidad y minimiza los riesgos de incendio.

 

Esta prueba mide el tiempo de quema de una muestra de plástico fijada horizontalmente después de que se haya puesto en contacto con la llama de un quemador Bunsen durante 30 segundos. Según el UL 94 HB el material se clasifica HB cuando una muestra de un espesor de 3mm se quema a una velocidad máxima de 76mm/ minuto.

 

  • UL VW-1

El propósito de la UL VW-1 Vertical Wire Flame Test es calificar la inflamabilidad de cables y mangueras.

En el test UL VW-1 se emplea un quemador Tirril como fuente de ignición. La muestra se le aplica llama durante 15 segundos y luego se le retira. La muestra se le aplica llama durante 15 segundos o cuando la muestra se extingue, hasta un total de 5 aplicaciones de 15 segundos. De esta forma, se confirma que si la muestra pasa esta prueba no debe arder durante más de un minuto.

 

Presta atención a estos materiales puros:

Comportamiento de los plásticos a la llama:

  • Plásticos fácilmente combustibles: PS, PMMA, CA.
  • Plásticos combustibles: PE, PP, SAN, ABS, PET, PBT, POM, PA, PUR.
  • Plásticos difícilmente combustibles: EP.
  • Plásticos autoextinguibles: PVC, PC, PPE, MF, PSU, PI.
  • Plásticos no combustibles: PEEK, LPC, PTFE y fluorados.

 

En un proyecto de seguridad el error no tiene cabida, por ello es imprescindible trabajar junto a un proveedor capaz de garantizar el cumplimiento de los más altos estándares y certificaciones.

En CLR, nuestro equipo de ingenieros trabaja diariamente con la intención de encontrar la mejor solución en cerraduras automáticas, cerraduras de seguridad, barreras de seguridad y cerraduras inteligentes, entre otros proyectos. La Compañía Levantina de Reductores trabaja como un partner de ingeniería comprometido con tu proyecto y con la obtención de los mejores resultados en materia de rendimiento, fiabilidad y seguridad ¿Necesitas ayuda con un nuevo proyecto? Nuestro experimentado equipo puede ayudarte a mejorar la seguridad de tus mecanismos de accionamiento. ¿A qué esperas para comprobarlo?

 

Guía reductores CLR

1 comentario en “Por qué mejorar tus mecanismos de seguridad con plásticos ignífugos

  1. Compre una Impresora 3D llamada Lion 2 hace un tiempo, he impreso piezas parecidas a estas y la verdad quedan muy buenas.

Deja un comentario