Menú
Menú

Guía para evitar vibraciones mecánicas en tus máquinas

Las vibraciones mecánicas son uno de los inconvenientes que persiguen a los fabricantes de todo tipo de máquinas industriales. Éstas junto a los ruidos no deseados afectan a la satisfacción del cliente y condicionan la percepción y calidad del producto final. ¿Te gustaría conocer algunos consejos para evitar las vibraciones? En este artículo-guía te explicamos qué papel juegan aquí los reductores y las transmisiones mecánicas y qué pasos debemos seguir para evitar estos problemas.

Cuando hablamos de máquinas podemos encontrar, principalmente, dos fuentes de ruido, las que provienen del motor y las de los engranajes. Ambas fuentes actúan de manera muy parecida, generando un ruido aéreo y transmitiendo vibraciones a la estructura del reductor.

En el caso de la cadena cinemática las vibraciones se producen por el contacto entre los dientes de los engranajes al moverse, lo que genera un ruido que se transmite por vía aérea y a su vez, una vibración que llega al bastidor del reductor a través de los diferentes caminos de transferencia.

En los reductores o transmisiones, los ruidos se suelen producir debido a un fallo en los dientes de los engranajes, debido a una rotura o un desgaste excesivo. Este fenómeno desencadena en un ruido poco contínuo, con distintos golpeteos y modulaciones de la señal que pueden resultar muy molestos y afectar a la vida útil del producto. Por otro lado, la instalación del reductor en la aplicación final también puede dar lugar a ruidos y vibraciones elevadas. Por ello, es deseable instalar los dispositivos de forma correcta, es decir, añadiendo siempre que sea posible material aislante para actuar sobre el camino de transmisión de vibraciones y disminuir su efecto.

 

¿Cómo evitar vibraciones mecánicas?

Para reducir el ruido generado por el reductor, ya sea producido por las vibraciones acústicas o a través de la propagación aérea, es fundamental un diseño adecuado de todos los componentes.

Algunos de los consejos para evitar estas vibraciones son:

  • Garantizar el correcto funcionamiento de los engranajes.
  • Maximizar la rigidez del engrane.
  • Disminuir el error de transmisión.
  • Utilización de engranajes helicoidales, ya que garantizan un contacto entre ruedas mayor y disminuye el ruido generado.
  • Estudiar la configuración final del reductor, especialmente el bastidor, analizando los posibles modos de vibración de la estructura y evitando resonancias.
  • Conocer la aplicación final y diseñarla contando con las características del reductor.

Quizás te interese: “¿Engranajes rectos o engranajes helicoidales?

Una de las causas por las que se generan vibraciones o sonidos no deseables en proyectos con accionamientos viene debido a la utilización de reductores que no han sido diseñados para el “housing” donde van acoplados en la solución final.

Para evitar estos problemas, CLR, Compañía Levantina de Reductores, analiza cuidadosamente todos los componentes del reductor, pensando en todo momento en la aplicación final del cliente. Del mismo modo se realizan controles de los engranajes para garantizar que las dimensiones de fabricación sean las correctas, y se analiza el acabado de los mismos para garantizar un bajo error de transmisión. También se estudian las vibraciones existentes en el bastidor y en los apoyos, además del ruido aéreo generado por el dispositivo.

CLR apuesta por el desarrollo e innovación en materia de calidad sonora, ya que utiliza la tecnología idónea para analizar las vibraciones y tomar decisiones correctas en cada proyecto.

 

 

En concreto, CLR dispone de varios acelerómetros que analizan las vibraciones producidas por sus productos. Este tipo de transductores, junto con un sistema de adquisición de la marca National Instrument, programable mediante la aplicación Labview, permite el desarrollo de aplicaciones de medida adaptadas a cada caso.

 

 

En la Compañía Levantina de Reductores llevamos cuatro décadas trabajando diariamente para encontrar el movimiento perfecto para nuestros clientes; nuestra labor es conseguir motorreductores de precisión y componentes capaces de adaptarse a dimensiones reducidas y cumplir con todos los estándares de calidad, incluidos los niveles máximos de vibraciones. ¿Te interesa la estabilidad de tus máquinas o equipos? En CLR te ofrecemos las soluciones de accionamiento que necesitas. ¡Contacta con nuestros ingenieros!

Deja un comentario