Menú
Menú

Luces adaptativas: aplicaciones en automoción

Luces adaptativas: aplicaciones en automoción
5 (100%) 12 vote[s]

Cuando hablamos de actuadores o mecanismos de desplazamiento en automoción, resulta inevitable hacer una mención especial a los faros o sistemas de iluminación. Muy alejadas quedan ya las luces estáticas con bombillas. Hoy en día los fabricantes se esfuerzan en mejorar la comodidad al volante y, en este punto, las luces adaptativas cobran cada vez mayor protagonismo. ¿Sabes de qué forma se articulan los movimientos de los faros adaptativos? ¿Qué beneficios aportan a la conducción?

1. Permiten una conducción más segura

Los faros adaptables automáticos son una de las innovaciones de la ingeniería del automóvil destinadas a mejorar la seguridad en la conducción. Estos sistemas permiten una iluminación automática en la carretera sin la intervención del conductor. Por esta razón la utilidad de estos faros adaptables es tan importante como la de evitar accidentes.

Imagina que vas conduciendo de noche  por una carretera de dos carriles sin alumbrado y te aproximas a una curva, aunque vayas a la velocidad adecuada la visibilidad es reducida. Gracias a los faros adaptables automáticos, las luces giran automáticamente en proporción el ángulo de giro del volante en cada curva; ofreciendo una mejor visión de todo lo que se avecina. En el 2006, por ejemplo, más del 46% de los accidentes mortales se produjeron por la noche. Los faros adaptables automáticos mejoran la experiencia de conducción nocturna, haciendo el viaje más seguro.

 

2. Evitan deslumbramientos a otros vehículos o peatones

Los faros adaptables no solo benefician al conductor, sino también al resto de los vehículos. Por ejemplo, si se viaje por una carretera de doble sentido en pendiente, el patrón de luz se reduce para evitar deslumbramientos a los conductores que circulan de frente.

 

3. Se adaptan mejor a las condiciones de conducción

Los faros adaptables automáticos tienen un haz de alta y baja iluminación que se ajusta de forma automática a través de unos sensores. A continuación se envía información a un ordenador sobre las condiciones de conducción y tráfico. Poseen sistemas capaces de reconocer el tráfico en sentido contrario, y las luces traseras de los coches que tenemos delante. Basándose en esta información la luz de carretera se enciende automáticamente. El conductor podrá utilizar el modo de haz máximo sin deslumbrar a otros conductores.

 

4. Mejoran la conducción con condiciones climáticas adversas

Conducir con lluvia o niebla incrementa la siniestralidad en la carretera. Uno de los factores es la falta de visibilidad. Las luces adaptativas puede ayudar al conductor incluso en condiciones meteorológicas adversas. Por ejemplo este tipo de sistemas activan la luz anti niebla y, a una velocidad de conducción menor a 70 km / h, inclinan el faro izquierdo unos 8 grados hacia el exterior y 1 grado hacia abajo. De esta forma el resplandor en situaciones de niebla disminuye y el borde izquierdo queda mejor iluminado.

 

Faros adaptativos

 

¿Cómo funcionan las luces adaptativas?

Los faros adaptables automáticos son capaces de:

  • Auto nivelarse
  • Adaptarse en curvas
  • Detectar el nivel lumínico y encenderse o apagarse automáticamente

Los principales fabricantes de automóviles ya han incorporado esta tecnología a sus distintas gamas de vehículos.

En relación a su movimiento, los faros adaptables pueden realizar pequeños desplazamientos horizontales o verticales asociados a la aplicación de motorreductores en automoción. Estos movimientos se asocian a sistemas mecánicos que permiten reducir la velocidad de un motor de una forma constante, eficiente y segura. Estos reductores de velocidad consiguen generar la velocidad de desplazamiento y fuerza par optimas en cada aplicación.

Gracias a una gran variedad de sensores conectados a un ordenador, los faros adaptables automáticos ajustan dinámicamente su haz en la dirección de la curva (hasta 15 grados desde el centro, lo que les da una gama de 30 grados de movimiento). Esta tecnología asegura una mejor visibilidad y mayor seguridad durante la noche en carreteras sinuosas.

En vehículos dotados con esta tecnología, un haz de bajo nivel se activa de forma automática tan pronto el sensor determina un valor definido de luminosidad. Es decir, mejoran la experiencia de conducción, evitando que el conductor que pasa por zonas peor iluminadas tenga que estar pendiente de ajustar los faros.

 

Uso de sensores conectados con un ordenador para medir los cambios

Estos sistemas llevan sensores que mide continuamente el ángulo de dirección, velocidad y rotación del vehículo. Luego un ordenador con todos estos datos activa pequeños motores eléctricos combinados con motorreductores para activar los faros a izquierda o a derecha. De esta manera,  el haz de luz cae sobre la dirección a seguir. En definitiva, con estos sistemas de luces de giro, los faros iluminan desde 30 a 60 grados alrededor del vehículo.

 

Los faros adaptables con sistema de auto-nivelación

Los faros HID son mucho más brillantes que las luces halógenas convencionales. Pueden llegar a aturdir y deslumbrar a otros conductores y peatones. Es por esto que en Europa los vehículos equipados con estos faros están obligados por ley a llevar un sistema de auto-nivelación que asegure que los faros apunten hacia abajo en la carretera.

La tecnología para la auto-nivelación de los faros  tiene un sensor de nivel adicional que determina si el vehículo se inclina hacia delante o hacia atrás. Por ejemplo si el automóvil se desplaza por un gran bache, cuando la parte delantera del coche golpea el bache este se levanta. Un faro estándar apuntaría durante fracciones de segundo hacia el cielo, hasta que la parte trasera del coche volviera a nivelarse. Así, durante breves instantes el conductor no vería lo que tiene al frente.

Los faros adaptables con sistema de auto-nivelación y servomotores eléctricos, reaccionan al sensor de nivel, y su luz siempre se dirige hacia la carretera sin importar si la cabina del vehículo se eleva o desciende.

 

Faros adaptativos inteligentes

Los sistemas de faros adaptables son cada vez más inteligentes. Existen modelos de vehículos que activan la luz de apoyo para curvas a velocidades de hasta 70 km/ h (curvas cerradas); también cuando se realizan giros en intersecciones, o durante las maniobras de aparcamiento. Este tipo de luces pueden iluminar hasta un máximo de 80 grados adicionales.

 


¿Conocías todas las propiedades de estos sistemas? Los motorreductores son responsables de este y otros movimientos que facilitan la conducción de millones de personas. En CLR somos expertos en proporcionar actuadores a las principales compañías Tier 1 internacionales. ¿Tienes un proyecto de ingeniería automotriz entre manos? CLR puede ser tu partner de confianza. Cuéntanos tu proyecto sin compromiso.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.